Compartir:
Patacon, Baby Beach, Burros & Quesillo
Patacon, Baby Beach, Burros & Quesillo

La prima de mi esposo, Binney, y su hija de seis años, Nilla, visitaron hace poco Aruba en unas vacaciones de 10 días. Después de pasar un par de días en las playas del resort con ellos decidí cambiar un poco la rutina. Cargamos el automóvil con algunas sillas y juguetes de playa y nos fuimos a Baby Beach en el extremo sur de la isla.

Una de las razones por las que me gusta ir a Baby Beach es que por el camino se pasa por Pos Chikito. Pos Chikito es donde se encuentra la playa Mangel Halto y Tia Rosa Snack.

Tia Rosa Snack in Pos Chikito.

Conocí a tía Rosa en una competencia de camiones de comida en la isla en 2012. De casualidad había ordenado en esa ocasión el plato ganador del primer premio, el patacón de la tía Rosa. Con toda honestidad puedo decir que nunca había probado nada parecido antes. Para construir este sándwich colombo-venezolano se pone cualquier combinación de res, pollo, queso gouda, queso fresco, jamón, lechuga, huevo frito y una salsa especial entre dos tortillas planas hechas con plátano verde frito. Detengámonos un momento a pensar en el hermoso resultado de mezclar queso fresco salado con plátano dulce. ¿Ya se te está haciendo agua la boca? Sobra decir que, camino a Pos Chikito, tenía que compartir la experiencia del patacón con Binney y Nilla. Por supuesto, ordenamos el patacón pequeño con todo (el grande es enorme) y arepa (también con todo). Con nuestro pedido en mano, seguimos manejando hacia el sur hacia Baby beach.

Un poco de historia acerca de Baby Beach: durante la Segunda Guerra Mundial, la refinería de petróleo en San Nicolás llegó a ser una de las más grandes. En su época de mayor apogeo, las familias de los trabajadores de la refinería americana vivían cerca de la misma en un enclave de Sero Colorado conocido como la colonia americana. Para ofrecer una playa segura dentro de la colonia para estas familias, se construyó una barrera de concreto en el agua en Baby Beach, formando una calmada laguna que hoy en día locales y visitantes disfrutan por igual.

Con el paso de los años Baby Beach se ha convertido cada vez en un lugar más especial. Cada enero, mi hermana gemela visita la isla y se ha convertido en tradición que pasemos juntas nuestro cumpleaños en Baby Beach. Siempre elegimos un lugar hacia la derecha lejos del restaurante y las cabañas de alquiler. En esta área despoblada hay unas pocas palapas públicas que ofrecen sombra, pero nosotras usualmente nos hacemos bajo la sombra de alguno de los árboles que han sido inclinados por la acción de la brisa. Adoro estos árboles que, a pesar de su poco follaje, ofrecen la cantidad justa de sombra. Ahí es donde llevé a Binney y Nilla para disfrutar de la tarde.

Durante las siguientes dos horas nos comimos el patacón (la comida favorita de Binney de todo su viaje a Aruba) y la arepa, construimos castillos de arena, nadamos, caminamos al restaurante para tomar refrescantes piñas coladas vírgenes y nos sentamos en la playa a admirar las tonalidades de azul del mar. Baby Beach es, realmente, una playa increíblemente hermosa.

De regreso a casa nos encontramos con un grupo de burros salvajes a la orilla del camino. Como esperaba, estas dulces criaturas andan por ahí pues saben que los turistas les dan comida de regreso de Baby Beach. Es una pena que me haya olvidado de las manzanas, a Nilla le hubiera encantado ver a los burros meter su cabeza por la ventana para comer de nuestras manos. Será en otra ocasión.

Justo después de los burros se ubica un vendedor de agua fresca de coco (la puedes beber directamente del coco con un pitillo) y algunas golosinas locales. Aunque quisiera que me gustara el agua de coco, no me gusta, y tampoco a Binney, de modo que continuamos nuestro camino con algo distinto en mente…

En Savaneta hay un pequeño local llamado “house of cakes”. Las tortas son, de lejos, mi postre favorito y quería mostrarle a Binney y a Nilla algunas de las tortas locales. Las tortas se venden por porción, lo cual es perfecto si lo que quieres es probar diferentes sabores. Nos quedamos con los sabores locales; bolo di cashupete (torta de marañón), bolo di pruim (torta de ciruela) y quesillo (flan estilo arubiano). La torta favorita de mis acompañantes fue el quesillo, asi que yo pude comer más de la de marañón.

A few more shots of Baby Beach

 Patacon, Baby Beach, Donkeys & Quesillo


Este artículo de Debbie Kunder fue publicado originalmente en Aruba Like a Local.

Conoce más de Aruba como un local, durante tus vacaciones:

San Nicolas

Restaurantes

Tradiciones de Aruba: fiestas locales

Sobre el Autor: Debbie Kunder
A native of Pennsylvania, Debbie traded farm country for a turquoise sea and blond beaches when she moved to Aruba 13 years ago. A jill-of-all-trades, she is a math tutor, massage therapist, animal shelter volunteer, and freelance writer. She recently launched her own blog, Aruba Like A Local, to share her love for the island with others and inspire them to experience Aruba—you guessed it—like a local.