Compartir:

Los paisajes de Aruba son robustos, con cactus, aloe Y especialmente acompañados de arboles de divi divi, al rededor existe una próspera comunidad de pequeña vida salvaje. Aruba posee un clima semi-árido que sostienen toda la flora tropical calsificada como desértica, con cactus y arbustos que permanecen en contraste con las brillantes aguas turquesas. El terreno seco de Aruba tipo desierto rocoso es el hogar ideal para muchos cuadrúpedos incluyendo burros salvajes y cabras. Normalmente se encuentran cerca a las formaciones rocosas de Ayo. Otras fascinantes creaturas como las iguanas y una variedad de lagartos también encuentran a la isla como su hogar. Para amantes de las aves, las 4 puntos de la bahía de San Nicolás localizados al sureste de Aruba son los principales lugares de cría de golondrinas de mar, nidos de noddies negro y marrón y de nuestros árboles acuáticos. Los árboles acuáticos crecen a lo largo de la zona este de la costa en un gran estanque que atrae pelícanos y cormoranes buceadores que buscan alimento en las profundas aguas de este lago.