Compartir:

Torneo de fútbol en Aruba: niños colombianos representando a su país

La experiencia de estos torneos ha demostrado la importancia del deporte en la formación de los niños

Torneo de fútbol: Cada año, a mediados de marzo, la selección Sub13 del club deportivo colombiano Jugar F.L. viaja a Aruba para representar a Colombia en el Torneo Internacional ‘Himno y Bandera’.

El torneo se lleva a cabo como parte de las fiestas nacionales de independencia de Aruba del 12 al 18 de marzo de cada año y cuenta con la participación de Colombia desde hace 18 años.

El Club Deportivo Jugar F.L. que anualmente reúne una selección de 17 niños de la escuela y de otras aliadas para torneos internacionales en Aruba, Argentina y Estados Unidos, promueve el deporte como mecanismo para alejar a la niñez y juventud de problemas relacionados con las drogas y la violencia.

La isla feliz cree y apoya este mismo principio, de manera que para la participación en el torneo de fútbol subvenciona a los niños colombianos quienes con el pago de únicamente 20 dólares diarios, reciben alojamiento, alimentación, transporte y actividades en Aruba.

Para Aruba es importante motivar la sana competencia y Jugar F.L, en cabeza de su entrenador Juan Pablo García, se ha interesado porque cada vez más niños bogotanos se destaquen en el fútbol nacional e internacional. En la competencia en la cual además de los locales, también participan Curazao, Venezuela y países invitados como Bonaire y Haití, los niños también aprenden el valor de otras personas y desarrollan sus habilidades.

Mucho más que un balón

Según la experiencia de García, el fútbol, como cualquier otro deporte, no forma a los niños únicamente en la parte física, sino en la parte mental y personal. Exige disciplina, habilidad, interacción social, comprensión y tolerancia.

Entendiendo que este deporte es mucho más que un balón y se puede convertir en una alternativa para encaminar a la infancia y juventud colombiana, Jugar F.L. además de preocuparse por sus estudiantes, se interesa por este grupo social más allá de sus canchas.

Cada año la escuela apoya al menos dos niños de localidades menos favorecidas de la ciudad para que desarrollen sus habilidades deportivas y obtengan un mayor aprendizaje participando en el torneo de fútbol en Aruba y otros de talla internacional.