Price Range:
$
Compartir:
Carnaval de música en Aruba
Aruba
AW

ARUBA

Los sonidos son la fuente de energía del carnaval. La música son las alas con las que el espíritu del Carnaval alza vuelo. Cuando empiezan a sonar los primeros acordes el sol brilla más, la cerveza sabe mejor, las caderas se mueven con ritmo y la celebración cobra vida.

Aruba es un pueblo musical, hasta los más pequeños cantan y bailan con envidiable facilidad. El Carnaval es la oportunidad perfecta para una explosión de creatividad musical que gravita alrededor de las competencias de los principales ritmos de carnaval: calipso, marcha y tumba. Todo arubeño que tenga voz, talento para arreglos musicales o componga, de seguro estará ocupado trabajando en nuevas canciones.

Otro ritmo que oirá en Aruba es el de las bandas de bronces. Las bandas de bronces son la parte acústica del Carnaval. Las primeras bandas aparecieron en la década de 1960, señalando el fin de la era de las bandas de acero. Actualmente algunas bandas de acero se unen a la celebración como tributo a la época que inspiró a los primeros talentos locales y cuya influencia aun persiste en las creaciones de Carnaval.

Calipso y marcha

Es imposible imaginar el carnaval sin calipso y marcha. Son el alma y el corazón del Carnaval. Ambos llegaron a la isla con los inmigrantes de las islas británicas y con el tiempo adquirieron un carácter local propio. En el calipso se expresan los pensamientos insinuando, más que de manera directa. Las letras de las canciones abordan desde críticas sociales hasta temas banales. El calipso es como una batalla medieval en la que dos caballeros se enfrentan, no con espadas, sino con acordes y letras. Aunque el calipso en Aruba nunca ha alcanzado el nivel de reconocimiento que tiene la marcha, el público espera ansioso para oír los ingeniosos versos calipsos.

La marcha es el centro del Carnaval. Comienza con una introducción con instrumentos de cobre para crear el característico sonido de la canción. La introducción se repite un par de veces hasta que el momento del desenlace se apodera de la canción con todos los instrumentos de cobre. El giro en la canción pretende animar a las personas a bailar y a unirse al coro de la canción. En los últimos años una marcha típicamente arubeña ha empezado a emerger gracias a compositores jóvenes como Hildward Croes, quienes han incorporado elementos de jazz, funk y el uso de sintetizadores.

Las marchas más populares de la última década son reconocibles a la distancia, incluso si no puede distinguir bien la música. Basta fijarse en los movimientos de los bailarines saltando en una pierna, agachándose, batiendo las manos o toallas en el aire o haciendo cosas que podrían parecer absurdas. Son los movimientos típicos de la marcha arubeña, inventados por Claudius Phillips, compositor y cantante. A medida que Aruba crece y llegan más inmigrantes las canciones van cambiando e incorporan nuevos lenguajes. Una sola palabra en español crea la más efusiva respuesta entre el público latinoamericano.

El festival de calipso y marcha es uno de los eventos musicales más grandes y hermosos de la isla. El festival se celebra en San Nicolás y los ingredientes mágicos son los amplios espacios abiertos donde todos se integran, el cielo caribeño lleno de estrellas, la brisa fresca y las exóticas melodías que interpretan sin parar hasta la madrugada. Las mejores canciones son elegidas por un jurado profesional, pero el veredicto final es del público. Aunque la elección del jurado es la canción oficial de la marcha del año, la canción favorita del público es la más popular del Carnaval de Aruba.

Tumba

En segundo lugar en la agenda de eventos musicales está el concurso de tumba, que enciende tantas pasiones como el mismo concurso de calipso y marcha. La tumba no es una categoría oficial del Carnaval. Es un género musical latino típico de Aruba, Curazao y Bonaire donde las tumbas suenan todo el año, no solo en época de carnaval. Debido a la importancia cultural del Carnaval para la isla, también se programan actividades alrededor de este ritmo. Aunque la tumba no es tan importante para el Carnaval de Aruba, el concurso de tumba nunca pasa desapercibido y, así como San Nicolás es territorio del calipso y la marcha, Oranjestad es el de la tumba.

Bandas de Cobre

Lo mejor de las bandas de cobre del Carnaval es que el espectáculo visual es uno con la experiencia musical. Para disfrutar completamente de una Banda de Cobre hay que verla en acción. La naturaleza de la banda es el movimiento; así es como estas bandas personifican la esencia del Carnaval. El golpe de los tambores que las preceden aceleran los corazones. Las bandas desfilan por toda la isla, todos sus integrantes hermosamente vestidos. El impresionante contraste lo crea el salvaje y pegajosos ritmo de los tambores que culmina con el crescendo de las trompetas.

Las bandas de cobre empezaron a escucharse en la isla en la década de 1950. Las primeras fueron bandas comunitarias que tocaban música de marcha para eventos oficiales. En los años 60 Arnold Beyde y Samuel Hodge crearon una banda y debutaron en 1967. Ellos inventaron la cadencia, influenciados por la samba, el calipso y la marcha.

Bandas de acero

Durante los primeros años de Carnaval en Aruba los arubeños se divirtieron casi exclusivamente al ritmo de las bandas de acero. Las hermosas melodías que salían de los tambores de petróleo cortados y martillados a diferentes escalas para crear distintas notas producían sonidos lo suficientemente complejos como para asemejar una orquesta entera se oyeron por primera vez en el desfile de San Nicolás en 1945. Su influencia persiste gracias a los grandes personajes de la música de carnaval en Aruba y a sus descendientes.

Conoce más sobre otros eventos en Aruba.