Compartir:

El centro de Aruba lo tiene todo: boutiques muy chic, tesoros arquitectónicos y un ambiente que no se compara con el de ningún otro lugar de la isla. Agréguele un poco de historia a su próxima salida, diríjase al centro de la isla siguiendo nuestra ruta.

Salida desde el parque Wilhelmina

La Reina Wilhelmina tuvo el reinado más largo de la historia de la corona holandesa siendo reina de Holanda desde 1989 hasta 1948. El Parque Wilhelmina tiene una estatua de mármol entre jardines tropicales que fue puesta allí en su honor en 1955. También hay una adorable estatua de Anna Frank, cuya base tiene la inscripción de una conmovedora línea de su libro. Unas recientes mejoras en el parque son parte de un gran proyecto que es la construcción del parque linear más grade del Caribe, el cual se extenderá desde el aeropuerto hasta Arashi Beach. Justo en las afueras de este parque frente al mar y a la izquierda de Oranjestraat están los edificios del Parlamento de Aruba, construidos cuando la isla ganó su Status Aparte (independencia parcial) en 1986. Si mira hacia el occidente, usted verá el Renaissance Marketplace y más allá, el puerto. Este complejo de un piso tiene más de 40 tiendas y restaurantes que ofrecen ropa de playa, joyas y regalos y sirven de todo, desde sushi hasta lattes.

Camine hacia el norte sobre Oranjestraat (hacia adentro de la isla)

El primer faro de Aruba, bautizado como la torre Willem III, fue construido en 1868. El tiempo se detiene, no solo en su reloj, sino también en su Museo de Historia en la parte posterior donde se exhiben antiguas fotografías de la isla. El museo se encuentra en Fort Zoutman, cuya construcción comenzó en 1796 para defender la bahía de Paarden, que con muros de tan solo 10 pies de altura (3 metros), parece poco probable que pudiera resistir ataques, pero lo hizo protegiendo a la isla de los ingleses en 1799. Poco después, se construyeron casas haciendo que Oranjestad comenzara a crecer. Hoy en día el Festival Bon Bini, con danzas, y puestos de arte, artesanías y comida local, se celebra acá todos los martes en la noche.

Continúe sobre Oranjestraat hasta Wilhelminastraat

El edificio rojo que verá a la izquierda es el Hotel Colombia, considerado el primer hotel en Aruba, construido por el señor Nadi Henríquez, quien más adelante estableció el primer cinema al aire libre en 1918. Conectado a éste se encuentra la impresionante mansión de Eloy Arend sobre Wilhelminastraat, una de las casas más imponentes de Aruba convertida en la sede de la ciudad y que frecuentemente se utiliza para la celebración de bodas. Eloy Arend fue un médico arubano quien construyó la mansión para su prometida, Maria Laclé, durante su tiempo de compromiso entre 1922 y 1925 (¡toma un buen tiempo la construcción de una mansión!). La decoración de la casa fue responsabilidad de las buenas hermanas del doctor quienes amoblaron la casa durante su luna de miel.

Explore más hacia el este sobre Wilhelminastraat

Varios de los edificios a lo largo de Wilhelminastraat son, esencialmente, cunucu tradicional o country. Este estilo, característico de la isla, es de construcciones bajas y tiene techos que se elevan en ángulo hacia el centro. Normalmente, se construyen en dirección opuesta a la que sopla viento para recibir acondicionamiento natural de la brisa y están recubiertas con coral molido. La edificación en el número 27 es la más antigua y data de 1877. La mayoría de los patios delanteros de los cunucu se han convertido en tiendas y restaurantes y, entre más camina usted hacia el este, se encuentra con más casas cada vez más auténticas.

Regrese y diríjase hacia el occidente sobre Wilhelminastraat

La iglesia más Antigua de Aruba que sobrevive hasta la fecha es la Iglesia Protestante, construida en 1846 entre Schoolstraat y Rifstraat. Es llamada “la Iglesia de la Bahía” debido a su visibilidad desde Bahía Pardeen, tiene un hermoso trabajo en madera en el interior que sirve de escenario para exhibiciones y conciertos. Las piedras de la iglesia provienen de la casa que ocupó el lote previamente.

Siga hacia el oeste hasta Daniel Leo Plein

Daniel Leo Plein es la plaza más pintoresca de todo Oranjestad con sus construcciones de estilo colonial, tejados decorativos holandeses inspirados en los de los canales de Amsterdam, pero con la diferencia de que acá están salpicados de colores pasteles que evocan el Caribe. Muchas de las construcciones sobre esta calle hoy en día albergan exclusivas boutiques y tiendas duty-free.

Camine hacia el norte de la plaza

Caya G.F. Betico Croes o Mainstreet corre desde la plaza hacia el este, donde más tiendas se alinean a lo largo de esta animada calle vendiendo de todo, desde cámaras hasta ropa y joyas. Si usted se dirige en dirección opuesta se encuentra con Schelpstraat, con el recientemente renovado complejo Ecury, una histórica casa de comercio ubicada en el número 42 y el Museo Arqueológico Nacional de Aruba en una casa estilo cunucu de 1870 que alberga en su interior un cráneo de 4000 años de antigüedad, así como joyas elaboradas con conchas y figurines de cerámica que lo guiarán a lo largo del legado indígena de Aruba. En Schelpstraat se encuentran algunas impresionantes casas cunucu bellamente restauradas como La Casa Henríquez (números 36-38), con su nivel adicional, ventanas y tejas de terracota importadas de Holanda transformándola en una versión más urbana del típico cunucu.

Camine calle abajo hacia Havenstraat y regrese hacia el centro de la ciudad

Cerca de Havenstraat también hay una buena muestra de edificaciones históricas, lugares de compras y elegantes restaurantes. Vale resaltar la casa del número 23, Casa de Matilda, en otra época el restaurante Chez Mathilde; data de 1850 y es la única propiedad privada que ha permanecido en manos de la misma familia desde el siglo XIX. Si lo que usted busca son compras, tómese su tiempo para explorar los centros comerciales Royal Plaza y Renassaince, ambos con vista al muelle de yates y la terminal de cruceros.