Compartir:
Carnaval de Aruba

Nacido hace 59 años, el Carnaval de Aruba comenzó como una serie de festivales callejeros pequeños. El Club de Tivoli, el más antiguo club social privado de Aruba, fue el primero en tener una fiesta pre cuaresmal en Oranjestad, en febrero de 1944. La victoria de los aliados de la Segunda Guerra Mundial fue conmemorada con un gran desfile en San Nicolás compuesto en gran parte por los inmigrantes del Caribe británico que llegaron a Aruba para trabajar en la refinería de petróleo de Lago. Las primeras “steel bands” y orquestas de metales debutaron unos años más tarde y desfiles pequeñas brotaron aquí y allá.

En 1955, varios clubes y distritos se reunieron por primera en el Carnaval de Aruba con la primera reina oficial del Carnaval. Los grandiosos desfiles tradicionales se organizaron en 1957. El 11 de noviembre, 1966 (11/11/66) a las 11:11 am, Stichting Arubaanse Carnaval (SAC), la entidad organizadora del Carnaval, fue fundada. Cada año, la temporada de Carnaval comienza oficialmente en esa fecha. Desde 1981, el Tivoli, el más antiguo club social de Aruba, produce el Desfile de Luces, que abre y cierra el gran espectáculo de la noche.

Luego del Desfile de Luces siguen: el Desfile de los Niños, la Fiesta de Piyamas, el Gran Desfile de Carnaval de Aruba en San Nicolás, que es el emocionante final, el Gran Desfile Oranjestad. A la medianoche es la quema del Rey Momo, una efigie de tamaño natural que señala el final de la temporada de Carnaval, el martes de Carnaval. Luego, del Miércoles de Ceniza es el comienzo de la Cuaresma. Esta tradición simboliza la quema del Espíritu de Carnaval que se levantará de nuevo cuando la temporada comienza el año siguiente.

Los orígenes del Carnaval se encuentran miles de años atrás. La palabra se deriva del latín carne vale, que significa adiós a la carne, al referirse a la época en que muchos cristianos abandonaron el consumo de los alimentos, y bebidas inaceptables para la Cuaresma. Sus inicios se remontan a las fiestas de la antigüedad celebradas en honor a dioses como Baco y Saturno. La colonización trajo esta tradición al Nuevo Mundo y los franceses lo llevaron al Caribe.

Vive la más grande experiencia de aventura en Aruba