Compartir:
El descubrimiento de Aruba

Cuando se dio el descubrimiento de Aruba por Alonso de Ojeda en 1499 y fue declarada propiedad de la corona española, se le llamó La Isla de los Gigantes, por los indios de gran altura que descendieron de los colonos de Aruba. Luego de una década, fue llamada La Isla Inútil, ya que no se encontraron tesoros y mucho menos oro.

En 1513, toda la población indígena fue esclavizada y llevada a trabajar en la hacienda La Española, hoy República Dominicana y Haití. Al comienzo del periodo histórico en 1515, luego del descubrimiento de Aruba, algunos indígenas regresaron, mientras que otros llegaron de otras partes para vivir en pequeñas aldeas en la parte norte de la isla.

Con el retorno de los españoles, los indios fueron reclutados como mano de obra para el ganado y la cría de caballos, y desde el siglo XVII en adelante, la mayoría emigraron del continente Suramericano.

Predicadores de la India fueron los líderes espirituales católicos de Aruba durante el siglo XVIII. A principios del siglo XIX, los indios representaban alrededor de un tercio de la población de 1.700 habitantes de la isla, pero en 1862, los historiadores creen que el último indio de Aruba murió.

Conoce más de nuestras hermosas playas.