Compartir:
INICIOS DEL TURISMO EN ARUBA
Turismo en Aruba fotos

Los comienzos del turismo en Aruba

En los años 20, Aruba recibía muy pocos visitantes. Entre 1924 y 1928 se registraron unos 200 yates, embarcaciones con motor y tanques petroleros que trajeron hombres de negocios y visitantes a la isla.

La refinería Lago siempre fue la principal fuente de empleo para la isla desde 1924. En la década de los 50, debido a procesos de automatización, muchos empleados perdieron sus puestos. Para estimular la economía, se buscó el desarrollo de nuevas industrias. El gobierno holandés propuso el turismo, que se presentaba como la opción más viable.

En 1947 se resolvió el establecimiento de una comisión al mando de Ernst Bartels, que promoviera y dirigiera las actividades de turismo en la isla. En 1953, la Comisión de Turismo de Aruba se convirtió oficialmente en la Oficina de Turismo de Aruba (Aruba Tourist Bureau - ATB). La oficina de turismo de Aruba era una pequeña organización con tan sólo dos empleados, dirigida por Ernst Bartels y su asistente Casper Wever. La ATB continuó con la vital labor de promover la isla como destino turístico, especialmente en los Estados Unidos, uno de los mercados más importantes para el Caribe.

En 1959 abrió sus puertas el Caribbean Hotel, el primer hotel de varios pisos en la isla. Desde ese momento y hasta 1977 el número de hoteles alcanzó los 16 16 y el total de habitaciones llegó a los 2,148. Cinco de estos hoteles tenían casino propio.

Turismo en Aruba en 1980 – 1990

En enero de 1983, Sasaki Associates, Inc. de Watertown, Massachusetts, con el apoyo de varias agencias del gobierno, terminaron un estudio de seis meses relativo al desarrollo del principal corredor turístico de Aruba, el área costera que se extiende desde Oranjestad hasta California Point en la esquina noroccidental de la isla. Esta área se convirtió en el foco de crecimiento del turismo en Aruba debido a sus amplias playas, cálidas aguas y terrenos de fácil desarrollo. Las fuertes inversiones públicas en autopistas, canales y alcantarillado estimularon el desarrollo de complejos hoteleros de gran envergadura.

Se desarrolló una nueva red de vías. La protección de áreas de importancia ecológica crítica como las formaciones geológicas y dunas en Arashi/California Point, y las salinas (importantes para la prevención de inundaciones) se convirtió en prioridad. Se buscó preservar la belleza del paisaje desértico y las plantas nativas.

En 1984, el turismo ya era un sector bien desarrollado dentro de la economía de Aruba. De hecho, uno de los principales, en segundo lugar después de la industria del petróleo en términos de contribución al producto interno bruto (Unesco 1990).

El cierre de la refinería, resultado de un descenso en el valor bursátil y la reducción en la oferta de crudo por parte de Venezuela tuvieron un profundo impacto en la economía de la isla en 1985. En 1986 Aruba logró su estatus aparte, retirándose de la Federación de las Antillas y se convirtió en una entidad autónoma dentro del reino de Los Países Bajos. Fue en este contexto que el turismo se convirtió en el motor económico de Aruba.

Tras el cierre de Lago en 1985, el gobierno de Aruba resolvió investir en el turismo como pilar económico de la isla y reemplazó a la Oficina de Turismo de Aruba (ATB) por la Autoridad de Turismo de Aruba (ATA) en 1986. ATA se volvió cada vez más importante y se concentró en el desarrollo de nuevos mercados y la intensificación de las actividades de mercadeo.

Entre 1986 y 1996 el turismo en Aruba creció al doble de lo que creció el turismo en todo el Caribe durante el mismo periodo. Desde 1986, cuando reanudó la construcción de hoteles, y hasta 1991, el número total de habitaciones se duplicó, pasando de 2,776 a 5,625. A lo largo de este tiempo, la cantidad de tiempos compartidos también aumentó cerca de cinco veces pasando de 337 unidades a 1967 unidades. Hacia el final de 1996 habían 7,103 habitaciones, de las cuales, las unidades de tiempo compartido totalizaron 2,272.La refinería reabrió en 1990 operada por Coastal, pero el turismo se mantuvo como la principal fuente de generación de divisas para la isla. El papel del gobierno en este crecimiento se debe al hecho de que había destinado una cantidad considerable de recursos para promover la industria del turismo, aumentar los ingresos y generar empleos, desarrollando la infraestructura básica para atender a los hoteles y otras instalaciones de turismo, apoyando directamente la expansión de alojamientos para turistas por medio de la participación parcial en la propiedad de tres hoteles con unas 600 habitaciones.

El turismo en Aruba hoy

Los hoteles se concentran principalmente en dos áreas: la zona alta de Palm Beach y la zona baja en Eagle Beach y Punta Bravo. La mayoría de los hoteles son propiedad de inversionistas extranjeros y muchos de ellos hacen parte de reconocidas cadenas internacionales. A pesar del incremento en la capacidad hotelera, Aruba disfruta de un nivel de ocupación de alrededor del 75% durante todo el año. Uno de los más altos del caribe. La popularidad de la isla se ha mantenido constante, no solo por el sol, las playas y la arena, sino también por otros factores como la hospitalidad y amabilidad de su gente, la seguridad, estabilidad política, actividades especializadas, vida nocturna, gastronomía y alternativas para ir de compras.

El aeropuerto, construido en 1972 y ampliado en 1987, fue modernizado y ampliado recientemente. La oficina de inmigración de los Estados Unidos llegó en 1988 y las autoridades aduaneras de este mismo país llegaron el año 2000, lo que facilitó la construcción de una moderna ala destinada exclusivamente a vuelos que se dirigen a los Estados Unidos. Muchos de los vuelos que se dirigen a los EE.UU. realizan pre-declaraciones de inmigración y aduanas en Aruba, lo que representa una gran ventaja para quienes se dirigen a este país.

Los mejores hoteles en el caribe los tiene Aruba para ti.