Language
Mapa de Aruba
    Obtén esta guía experta de la isla con consejos sobre lugares para visitar, itinerarios personalizados para tu viaje, mapas offline realidad aumentada y comparte tu viaje. ¡Es como tener tu propio guía personal en Aruba!.
    • Descarga gratuita
    • 100% Offline
    • Guía de viaje
    • Navegación y realidad aumentada
    • Compartir viaje en linea
                   Menú
    niños de aruba
    Edit link:

    La felicidad crece en La Isla feliz

    Explora Aruba en pantalla grande

    Compartir:
    La felicidad crece en La Isla feliz
    niños de aruba

    Dos historias que muestran cómo es vivir en Aruba y trabajar en la isla feliz en una empresa de windsurf y en un bar en la ciudad de San Nicolás

    Los lugareños comparten justo lo que les hace felices sobre la vida en Aruba.

    La frase "La Isla feliz" es sinónimo de Aruba, pero el eslogan no es una etiqueta genial de mercadeo creada por una costosa firma en una sala de juntas en Nueva York, la frase ha estado presente en casi todos los viajeros que han pasado por la isla. La amabilidad innata de los lugareños era una refrescante bienvenida a los visitantes que a menudo comentaban sobre lo feliz que todo el mundo parecía estar aquí y la descripción "La Isla Feliz" tomó vida propia.

    Que las personas aquí sean generalmente felices, que tengan una energía y visión positivas de la vida se puede atribuir a una serie de muchos factores, pero siempre aparecen en el listado la abundancia de sol, un bello entorno que ofrece un montón de espacio para la diversión y la aventura, seguridad, una infraestructura desarrollada, una economía sana con uno de los niveles más altos de calidad vida en el Caribe y una comunidad que ha cultivado un ambiente que fomenta la creatividad y la oportunidad.

    La vida es una brisa.

    Sentado a la sombra de un toldo frente a la playa de Aruba, Wim Ellins, dueño de Active Vacations, menea sus pies en la arena y recuerda que hace 25 años estaba sentado a la derecha en este mismo lugar construyendo castillos de arena mientras su padre, un entusiasta del windsurf, se deslizaba sobre las aguas de Fisherman’s Huts, uno de los lugares de windsurf más famosos del mundo. Hoy en día, Wim pasó de la construcción de castillos de arena a la creación de una corporación de actividades en Aruba: "Aprendí windsurf muy joven y cuando era adolescente trabajé a todo lo largo de esta playa para diferentes operadores después de la escuela y los fines de semana, así absorbí todo lo que pude sobre este deporte", comparte Wim. En un momento, tenía todo planeado para continuar sus estudios académicos en el extranjero, pero la oportunidad de comprar una operación de windsurf con una ubicación privilegiada en Fisherman’s Huts era irresistible.

    Wim sabe que su vida aquí en Aruba es envidiable para muchos de los visitantes que vienen en invierno y toman un descanso de la rutina de nueve a cinco. "Les puedo decir que mi vida no es todo jugar y no trabajar, pero les aseguro que trabajar mucho más agradable cuando tu vista es el Mar Caribe"

    Entonces ¿qué hace un chico que vende diversión para divertirse? "Estos deportes son todavía mi pasión y aún puedo perderme a mí mismo en el agua y disfrutar de ella como lo hacía cuando era niño", dice entusiasmado Wim, que también disfruta de proyectos como la renovación de una antigua casa cunucu de 110 años que compró como una labor de amor.

    Dice el empresario de 30 años de edad "Aruba fue un gran lugar para crecer, lo pasé genial y todavía lo hago”.

    No hay lugar como el hogar.

    Nacido en Aruba Michael Bislick abandonó la isla para ir a Nueva Jersey con su familia cuando tenía ocho años de edad. A pesar de que tiene buenos recuerdos de su infancia en los EE.UU., sus memorias más preciadas son las tardes tranquilas que pasó con sus padres y hermana en Aruba. "Vivíamos en San Nicolás. Teníamos una rutina donde cada tarde a las 4:00 p.m. íbamos a Baby Beach o Roger´s Beach durante un par de horas antes de la cena. Mamá y papá tomaban su lugar en una manta en la arena mientras mi hermana y yo jugábamos en el mar", explica. "Había algo tan reconfortante para un niño en tener ese tiempo en familia para mirar hacia adelante cada día la vida, era simple, tranquilo y relajado." Michael a menudo se reflejó en estos momentos preciosos de una niñez sin complicaciones cuando el apuro, la vida precipitada (y la fríos meses de invierno) en Nueva Jersey se hicieron sentir.

    Como adulto, Michael entró obedientemente en el ámbito empresarial, se puso el traje y la corbata, requisitos en su trabajo como ejecutivo en la industria del vestido como otros que viven en urbes como Nueva York, Ciudad de México o Londres. "En algún lugar en el fondo yo siempre supe que pertenecía en Aruba, no fue un pensamiento consciente, sólo un faro en el fondo de mi mente que me llamaba a casa".

    Hace doce años, su padre, de vuelta a casa en la isla con su madre, lo llamó para decir que estaba "hecho”: un negocio de bar familiar. Sin vacilar ni un momento Michael dejó el mundo corporativo detrás y llegó a Aruba para manejar Hollywood Bar en el corazón de San Nicolás y no ha mirado atrás.

    "Durante años estaba jugando un papel, estaba cubriendo mis tatuajes para encajar, creo que fue tan simbólico el día que regalé todos mis trajes y corbatas y realmente pude ser yo. De todas las razones por las que amo mi vida en Aruba, y hay muchas, los más importante es que aquí y puedo ser yo sin la presión para ajustarme a ningún estándar ", dice Michael.

    Baby Beach y Roger´s Beach todavía están allí y cada vez que Michael puede salta sobre su Harley y cruza a la playa, ahora él no tiene que soñar con los tiempos simples, relajados y tranquilos, ¡Puede experimentarlos cuando quiera!